Shanghai Mama llega al Barrio de Salamanca

Shanghai mama vuelve a estar de enhorabuena. Y es que acaba de inaugurar su quinta sede en la capital en menos de dos años. Sus sabores sorprendentes y una cuidada decoración lo han convertido en un referente del street food oriental y ha conseguido hacerse un hueco en los corazonesde los madrileños. Esta vez llega al barrio de Salamanca, a la calle Juan Bravo 25 continuando así el imparable crecimiento del grupo que llegó a la capital en marzo de 2016 en la zona de Cuzco (Infanta Mercedes, 62. Tel. 91 041 87 28) a principios de 2017 amplió la familia en Las Tablas y este año ya se han instalado en un precioso local de Arturo Soria y en pleno distrito de Chueca.

 

La espectacular decoración, que impacta al cruzar la puerta, podría sugerir que se trata de un restaurante de precio elevado, pero nada más lejos de la realidad… también en el barrio de Salamanca, Shanghai mama conserva un ticket medio muy asequible.

El reformado espacio, obra también de la diseñadora Aurora Gámez, sumerge en una atmósfera de inspiración vegetal con juegos de luces en los que predominan el verde y el dorado y aunque se mantiene la misma línea decorativa que en los demás, este local tiene un ambiente diferente y exclusivo que lo convierte en el más distinguido de la firma. Destacan las mesas de la zona central, que dan la bienvenida al bajar la escalera principal tras pasar la luminosa claraboya, delimitadas por una preciosa lluvia de finas cadenas doradas. Al fondo hay un rincón más íntimo con tres mesas redondas que cuentan con cierta independencia, separadas entre sí por sutiles cañas de madera. Una forma de ‘evadirse’ del resto sin necesidad de aislarse.

 

En Juan Bravo, se podrá disfrutar de platos ya emblemáticos como el Pato Shanghai mama crujiente en salsa de almendras,

el Secreto ibérico al estilo Chao Shao, su Xiaolongbao relleno de carne y trufa negra o de setas y foie, el Ku bak crujiente de pollo y mariscos con huevo de pita pinta, la Berenjena salteada en salsa yu-xiang o el Wonton de Sichuan con aceite rojo picante -con masa casera-, además de novedades que irán introduciendo en su carta cada temporada como la Sopa agripicante, ideal para el invierno.

Una increíble cocina que combina tradición y lo último de la gastronomía callejera china con los mejores ingredientes nacionales entre los que se pueden encontrar el solomillo, el secreto ibérico o la merluza de pincho.

Despunta la bodega, muy cuidada y apetecible, hecha a medida y diferente a la que se suele encontrar en otros restaurantes asiáticos. Incluye muchos vinos españoles entre los que no faltan las clásicas D.O. (Rueda, Rioja, Rías Baixas), sin olvidar la de Madrid, Ribeira Sacra, Toro… y además generosos como la tan de moda manzanilla, champagne y vinos dulces.

 

Su cocina vista se ha convertido ya en un símbolo más de calidad y autenticidad puesto que además de contar con las mejores materias primas, tienen un excelente servicio tanto en los fogones como en sala. Y es que el grupo, gracias al profundo conocimiento y el bagaje del equipo, ha conseguido crear en menos de dos años un nuevo concepto de cocina china en el que cualquier tipo de público encontrará su sitio.El nuevo Local de Juan Bravo tiene un aforo de 85 personas y el precio medio a la carta es de 25-30 €. Tienen menú ejecutivo por 14’95 € disponible de lunes a viernes a mediodía. Su horario es de lunes a domingo de 13:00h. a 16:30 h y desde las 20:00 h. hasta las 00:00 horas.

Más info en:

www.shanghaimama.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.